Comunicado Presidencia: Asistencia al Acto de Investidura del Presidente Trump

Queridos socios y amigos,

 

La semana pasada tuve el honor de ser invitado a la ceremonia de toma de posesión del 45º presidente de los EE.UU., el Presidente Trump y el Vicepresidente Pence; así como a una serie de actos oficiales y privados organizados en Washington D.C. los días 18, 19 y 20 de enero.

 

Con esta nota me gustaría compartir unas breves impresiones de mi estancia en Washington:

1.- Polarización política: Estos días convivían en Washington un exacerbado sentimiento de entusiasmo y exaltación patriótica de los que apoyan al nuevo Presidente y detestan a sus opositores, junto con múltiples y multitudinarias manifestaciones de protesta. Las posiciones se mantienen muy enconadas tras una campaña electoral especialmente irritada y eso se percibía en la calle. Es un claro indicador de la persistente polarización que existe actualmente en el país, que no recuerdo de anteriores investiduras.

 

2.- Menor influencia del Partido Republicano: El Partido podría tener un papel menor en la estructura de poder de la nueva Administración en comparación con otras administraciones republicanas anteriores. Aunque el Vicepresidente Mike Pence (ex Gobernador de Indiana) y el jefe de gabinete Reince Priebus (ex Presidente del Comité Nacional Republicano) son importantes adalides del Partido, la mayor parte de los miembros del nuevo gabinete y del núcleo duro de la Casa Blanca proceden del mundo de la empresa, las finanzas o el cuerpo militar. Durante estos días había pocas personas relevantes vinculadas a la antigua Administración Bush en Washington, con algunas excepciones, como la próxima Secretaria de Transporte, Elaine L. Chao, ex Secretaria de Trabajo en la administración de George W. Bush (y casada con el Líder de la Mayoría del Senado, Mitch McConnell). Parece ser que Condoleezza Rice ha tenido una gran influencia (y sonaba para ese cargo) en el nombramiento del próximo Secretario de Estado, Rex Tillerson.

 

3.- Alta representación del poder financiero y económico: Muchos de los principales financieros y hombres de negocios de Estados Unidos, particularmente de Nueva York, se encontraban estos días en Washington D.C. Algunos han sido nominados para puestos clave, otros lo serán en breve, mientras que otros muchos han acudido como donantes o estaban allí para mostrar su apoyo o simplemente por haber sido invitados. La concentración de poder económico en los diferentes eventos privados a los que tuve ocasión de asistir ha sido en esta ocasión especialmente significativa.

 

4.- Relaciones con España: He tenido la oportunidad de poder poner en valor las relaciones transatlánticas que la Cámara de Comercio de EE.UU. en España (AmChamSpain) promueve con algunos de los miembros más importantes de la administración entrante. Hubo ocasión de breves interlocuciones con Steven Mnuchin (Secretario del Tesoro), Rick Perry (Secretario de Energía y ex Gobernador de Texas), Wilbur Ross (Secretario de Comercio), Elaine L. Chao (Secretaria de Trasporte), así como con algunos asesores cercanos al Presidente, entre ellos, Anthony Scaramucci, Special Assistant to President Donald Trump and Director of the WH Office of Public Liason and Intergovermental Affairs, una persona clave para el mundo de los negocios, a quien trasladé la importancia de las relaciones bilaterales entre ambos países, particularmente de la inversión española en EE.UU. y de la estadounidense en España así como la situación general de nuestra economía.

 

5.- Incerteza en la designación de cargos presidenciales (White House appointees): La Administración entrante tiene que cubrir unos 4.000 puestos de designación presidencial, de ellos unos 1.000 deben de ser ratificados por el Senado. La Casa Blanca se renueva totalmente de una administración a otra. Muchos de los empresarios y políticos que han asistido a las recepciones privadas están esperando su ubicación en la nueva Administración sin saber todavía qué cargo asumirán. A las dificultades habituales de identificar a las personas adecuadas para cada posición cuando la Administración cambia de signo político, se suma en este caso el “desarraigo” del Presidente y su equipo más cercano con el Partido Republicano. Entre los cargos a ratificar por el Senado se encuentran además los 40-50 embajadores de libre designación (es decir, no diplomáticos de carrera), entre ellos, el próximo Embajador de EE.UU. en España con quién esperamos trabajar tan estrechamente como hemos hecho siempre con sus antecesores.

 

Este año es especialmente significativo para AmChamSpain. Celebramos 100 años de servicio a las empresas y al comercio transatlántico y estamos más comprometidos que nunca a seguir fortaleciendo los fuertes lazos entre ambos países. Por ello, en el contexto de la presente nota, y colaborando como siempre con los gobiernos de ambos países, nos ponemos a disposición de nuestros socios, empresas españolas y estadounidenses, para seguir trabajando en la mejora de la comunicación y el diálogo con la nueva Administración estadounidense.

 

Quiero concluir estas breves líneas con una mención especial al Embajador de España en EE.UU., Ramón Gil Casares, que volverá pronto a Madrid y con quién he coincidido estos días en Washington DC. El Embajador ha realizado una impecable labor diplomática durante estos últimos cuatro años y ha apoyado enormemente a las empresas de ambos países y a esta Cámara, por lo que quiero terminar esta nota agradeciendo su apoyo y amistad.

 

Un muy cordial saludo,

 

Jaime Malet
Presidente de AmChamSpain

 

 

Leer el comunicado en PDF